Rafael Laureano

A pesar de su juventud, Rafael Laureano es uno de los grandes referentes en pintura a nivel nacional; ello queda patente en las innumerables menciones, premios y exposiciones en las que ha participado. 2017 Becado en ProyectARTE. 2014 Premio “JOVEN DE SEVILLA” en la modalidad de Arte. Concedido por el Instituto Andaluz de la Juventud. 2013/2014 Beca en la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores en Córdoba. 2013 Seleccionado para beca Mondariz en Galicia. 2013 Seleccionado para la beca “De tal palo, tal astilla” de la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo. 2009 Premio “Joven del Año” en la modalidad de Cultura en Benacazón (Sevilla). Diversas publicaciones, artículos en revistas, prensa y catálogos de exposiciones.

Para Rafael Laureano (Benacazón, Sevilla, 1989) ser artista es mucho que una vocación  en tanto que ser andaluz es mucho más que un gentilicio (y viceversa). Tomando y  amparando un legado ancestral, Laureano ejerce su condición de artista andaluz con el  mayor de los mimos y de los respetos, con una conciencia escrupulosa sobre los  procesos referenciales con los que trabaja y mediante la responsabilidad, además, de  dirigirlos hacia una contemporaneidad consecuente.

En el trabajo de Laureano se evidencia una mirada hacia atrás, una mirada curiosa e  inquieta que indaga y analiza no sólo bajo un prisma estético, sino en un plano técnico y procesual. Una mirada que lejos de caer en la oscuridad de la nostalgia, se enardece  y regodea al contemplar que el pasado sigue erigiendo sus horizontes de futuro a los  que la vista ni siquiera alcanza; una mirada que se entorna de pasado para distinguir la silueta de un futuro deslumbrante.

Laureano da comienzo a su carrera a través de la pintura, cultivando la fértil e histórica  tierra de la pintura andaluza. Sus referentes van desde Velázquez, Murillo, pasando por  Valdés Leal, hasta autores flamencos como Jan van Eyck o El Bosco. Poco a poco  avanza en su carrera y se introduce en la tradición y el arraigo del arte de la cartelería,  siendo autor de numerosos carteles cofrades y realizando trabajos para diseñadores de  moda (entre otros trabajos). Posteriormente, llamado por su admiración a la imaginería  andaluza, accede al campo de lo escultórico, donde se mezclan diferentes disciplinas  como el modelado, la policromía, el diseño de tejidos o la ornamentación.

Si bien el trabajo de Rafael Laureano es multidisciplinar, casi toda su obra responde a  una misma necesidad: la exploración de la tradición histórica del arte andaluz. Una  búsqueda casi arqueológica en la que el artista profundiza en la cosmogonía  iconográfica de Andalucía. Dicha iconografía es amplia y extensa, acogiendo desde la  iconografía católica o la geometría de la azulejería musulmana, hasta la luz de la  pintura renacentista, la oscuridad barroca o la mezcla arquitectónica que se produce en  el mudéjar. Una búsqueda de la belleza a través de su propia historia, enfrentarla a su  propio reflejo en el espejo del tiempo.

En cualquier caso, Rafael Laureano es un artista de su tiempo, consciente del contexto  histórico en el que ha nacido. Esto se plasma en su obra a través del color, la  composición o los propios materiales y técnicas a los que recurre. Una sinergia entre el  historicismo iconográfico y la contemporaneidad estética con la que demuestra la  destreza y la soltura del que, no sólo controla su propio trabajo, sino que le conmueve  aquello en lo que trabaja.

Guillermo Amaya Brenes

Crítico y comisario de arte contemporáneo