Jesús Lagares Valladolid

Jesús Lagares Valladolid es natural de Bollullos par del Condado (Huelva), nacido de Don Antonio y Doña Dolores, en el año 1995. Siendo este el hermano pequeño de cuatro. Desde el año 2016, reside en la ciudad de Sevilla por motivos académicos. 

Los estudios cursados hasta la actualidad son: los obligatorios (primaria y secundaria) que los realizó en su pueblo natal. Tras ello hizo el bachillerato por la modalidad de arte, en el mismo pueblo. Fue aceptado en la escuela de arte de Sevilla, realizando durante dos años un ciclo superior,  enfocado a las distintas técnicas escultóricas. 

Tras esto, entró en el año 2018 en la Universidad de Sevilla, específicamente en la Facultad de Bellas Artes de Santa Isabel  de Hungría. Actualmente se encuentra cursando en su cuarto y último año de carrera. 

Su primer encargo lo realizó con 19 años, siendo una pintura de la Virgen del Rocío, para Rumanía. Tras éste, muchos han sido los encargos que ha desempeñado, principalmente de temática religiosa. Obras destinadas a municipios como Ortoño (Galicia), Madrid, Algarrobo (Málaga), Ronda (Málaga),Málaga capital, Huelva Capital, Lepe (Huelva), Rociana del Condado(Huelva), Bollullos par del Condado (Huelva), Sevilla Capital, Brenes (Sevilla), Utrera (Sevilla), Gilena (Sevilla), San Juan de Aznalfarache (Sevilla), Cádiz capital, Paterna de Rivera (Cádiz), Almería capital, Albox (Almería), Macael (Almería), Llano de los Olleres (Almería), Las Pocicas  (Almería), Torre del Campo (Jaén), Gabia Grande (Granada) y otros municipios más. 

Dese su juventud recibió, especialmente de su madre, una creencia religiosa, teniendo fuerte devoción por Ntra. Sra. del Socorro, patrona de Rociana del Condado, Santa Ángela de la Cruz y  San Antonio de Padua. Pertenece a la Hermandad de Ntro. Padre Jesús Cautivo de Bollullos par del Condado y la Hermandad de Ntra. Sra. del Socorro Coronada de Rociana del Condado. 

Busca representar en sus obras lo psicológico y la simbología que hay en las cosas. Utiliza colores suaves y naturales para así hacerlos más cercano y tranquilo. Emplea los grises muy a menudo para dotar a la pintura de un carácter más realista. Juega con la línea para delimitar distintos planos, así como las gamas de colores, empleando los tonos más fríos en las partes más alejadas. A la hora de crear obras delicadas y agradables a la vista, considera que es necesario enriquecer otros sentidos, como es el auditivo; para él es muy importante estar acompañado del sonido (deseado en ese momento) o del silencio más absoluto. No busca crear obras efímeras, sino que sus pinturas perduren en el tiempo. Si estas se quedan a vivir en el corazón de una persona, estará plenamente satisfecho. Todo ello puede apreciarse en las numerosas obras de arte sacro que ha realizado tanto para iglesias y parroquias como para hermandades.